Entradas

Mostrando entradas de julio, 2011

Lenguaje políticamente ridículo (2)

La Real Academia de la Lengua ya ha advertido del disparate que supone esta forma de uso de nuestro idioma. En este sentido, invito a todos a leer a menudo la entrada "GÉNERO" del Diccionario Panhispánico de dudas. Yo tengo y uso la primera edición, de octubre de 2005. Pero puede encontrarse y manejarse entero en Internet. Os copio (las negritas son mías):
_________________ 2.Uso del masculino en referencia a seres de ambos sexos
2.1. En los sustantivos que designan seres animados, el masculino gramatical no solo se emplea para referirse a los individuos de sexo masculino, sino también para designar la clase, esto es, a todos los individuos de la especie, sin distinción de sexosEl hombre es el único animal racional; El gato es un buen animal de compañíaConsecuentemente, los nombres apelativos masculinos, cuando se emplean en plural, pueden incluir en su designación a seres de uno y otro sexoLos hombres prehistóricos se vestían con pieles de animales; En mi barrio hay muc…

Lenguaje políticamente ridículo

Asistimos en los últimos tiempos en España (y no sé si sucede lo mismo en el resto de países hispanohablantes) a un penoso espectáculo a la hora de escribir en el idioma español. La pretensión de la ideología de género de imponer lo que ellos denominan "lenguaje no sexista" está ganando terreno, y cada día tenemos la desventura de leer textos escritos en esta jerga, qué digo leer, mejor intentar leer, pues esa manera de retorcer nuestro idioma deviene en unos textos de casi imposible lectura y de  pésima dicción. El asunto va mucho más allá de una mera cuestión estilística (que de seguir así acabara convirtiendo al idioma de Cervantes en una herramienta inútil) , se trata de una insidiosa manipulación de la ideología de género, que trata de imponerse en todos los frentes, y en éste, el primero.
Mi querido -y sabio- amigo Vicente Morro ha publicado recientemente el artículo que copio a continuación, en el que, con buen humor, describe los límites del ridículo a los que estamos…