Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2011

El País y el aborto ("feticidio") de las niñas

Me parece acertadísima esta entrada del Blog de Elentir, altamente recomendable:
______________________

El País tacha el aborto de ‘barbarie’ y ‘asesinato’, pero sólo si se mata a niñas Viernes 23 de septiembre de 2011 16:36h  


“El avance de la tecnología en la detección del sexo de los fetos extiende la barbarie del feticidio de niñas por el Cáucaso y los Balcanes occidentales”. Lo dijo anteayer el diario El País, uno de los medios más abortistas de España, en una noticia titulada “Más de dos millones de mujeres ‘desaparecen’ cada año”: “La odiosa práctica del aborto selectivo de niñas se utiliza sobre todo en China, India y Corea del Sur”, señala El País, y añade: “en los últimos 20 años han aumentado los feticidios de niñas en China hasta más de un millón en 2008″ (…) “estos asesinatos selectivos se realizaban antes solo en el norte de India”.

Esta vez El País no usa ni una vez el eufemismo del ‘IVE’
Obsérvese un detalle: en esta noticia el eufemismo abortista “interrupción voluntaria de…

Una "progre" razonable

Hasta un "progre" puede apreciar un verdad, darse cuenta de que existe, como algo independiente de nuestra opinión. Desde luego, porque la fuerza de la verdad es superior a la cualquier terremoto, tsunami o la fuerza más irresistible que podamos concebir o imaginar, y aunque se pongan diques para contenerla o se intente disfrazar la mentira para hacerla pasar por verdad, el caso es que la Verdad triunfa siempre, más tarde o más temprano. Y la familia es la Verdad más profunda del ser humano. Fijáos en lo que acaba de escribir la Sra. Rahola:
_____________

¡Viva la familia!
Pilar Rahola - La Vanguardia, 16 de septiembre 2011.
http://www.lavanguardia.com/opinion/articulos/20110916/54216542020/viva-la-familia.html
A veces la modernidad es muy antigua. Tanto que algunas ideas que en los tiempos del hipismo parecían lo más revolucionario, hoy suenan a oxidadas, a pura polilla. Sin embargo, mantener esos viejos esquemas que marcaron los ímpetus de las adolescencias inquietas, aún queda…