Marcelino Menendez Pelayo

¡Qué gusto da leer a los sabios!:

Esto que describe, en otra situación bien diferente a la actual, es hoy día algo muy frecuente: "El aca­llar con torpe in­di­fe­ren­tis­mo las voces de la con­cien­cia cuan­do decía un poco alto que no deja de haber Dios en el cielo por­que al pe­ca­dor no le con­ven­ga"

O esta otra aportación genial: "Cualquier idea triunfa y se arraiga si andan de por medio el interés y la concupiscencia, grandes factores en Filosofía de la Historia".

Comentarios

Los lectores prefieren

Más sobre "Las Fuerzas de Seguridad"

Las Fuerzas de seguridad

No es necesario creer en Dios

Animalitos

La Religión católica como asignatura

Un viento helado

Homo Familiaris, Hombre de Familia

7.000 millones (I)

La desaparición silenciosa

LA VIRTUD DE LA JUSTICIA Y SU RELAVANCIA EN EL COMPORTAMIENTO MORAL