sábado, 31 de marzo de 2012

LA VIRTUD DE LA JUSTICIA Y SU RELAVANCIA EN EL COMPORTAMIENTO MORAL




Me parece, en primer lugar, que no está de más aclarar en lo posible qué es de lo que estamos hablando, pues creo que así será más fluido el razonamiento que intentemos. Ética (“êthos”) y Moral (“mos”), palabras que etimológicamente tienen igual significado, hacen referencia en primera instancia al modo de ser, al carácter. Pero el carácter se adquiere viviendo, por el hábito, por la costumbre. Por eso suele definirse a la moral (y a la ética) como la ciencia de las costumbres, metafísica de las costumbres, ciencia de los actos humanos, ciencia del bien y del mal, ciencia de la voluntad en orden a su último fin…


Pero la ética tiende a descubrir en la realidad o en la conciencia el hecho moral elemental: el deber. Por que el objeto de la ética es la moralidad, entendida aquí como el carácter de bondad o malicia de las acciones humanas, y este carácter lo adquirirán según cual sea su relación con el deber. Y, por tanto, el problema fundamental de la ética es el fundamento de la obligación moral del hombre, la explicación moral del “tú debes”. Por todo lo expuesto podemos decir que el êthos es el fundamento de la praxis, la raíz de la que brotan todos los actos humanos.

A continuación daremos un paso más: ¿Cuál es el sustrato, el fundamento de la ética, que permite predicar la moralidad (bondad o maldad) de la acción humana: el valor de la justicia. Éste valor constituye el puente de conexión de la moral, de la ética, con el Derecho, que no es más que un punto de vista sobre la justicia, pues ésta supone el constitutivum ontológico de lo jurídico.

Por tanto vemos con Aristóteles que la justicia supone un rasgo del modo de ser y actuar del hombre, una virtud, hábito que nos induce a obrar para conseguir la felicidad. Como el resto de las virtudes éticas, se alcanzan con la práctica, con la repetición. La moral es hija de los buenos hábitos. Y con esto, como vemos, hemos alcanzado el punto de partida.

Por tanto, la aspiración, el deseo vehemente de alcanzar la justicia preside las acciones humanas cuando estas aspiran a ser calificadas como moralmente buenas. Es pues el último criterio. Y en mi opinión, el ansia de justicia está grabada a fuego en el corazón humano. Cuando Dios creó al ser humano y le regaló el Edén “lo invitó a una comunión íntima con Él revistiéndolos de una gracia y de una justicia resplandecientes[1].

En este sentido, me llenan de alegría, por que descubren un universo entero que supone el atisbo del cielo nuevo y de la tierra nueva escatológicos, las siguientes palabras: “Existe una justicia. Existe la «revocación» del sufrimiento pasado, la reparación que restablece el derecho. Por eso la fe en el Juicio final es ante todo y sobre todo esperanza, esa esperanza cuya necesidad se ha hecho evidente precisamente en las convulsiones de los últimos siglos. Estoy convencido de que la cuestión de la justicia es el argumento esencial o, en todo caso, el argumento más fuerte en favor de la fe en la vida eterna. La necesidad meramente individual de una satisfacción plena que se nos niega en esta vida, de la inmortalidad del amor que esperamos, es ciertamente un motivo importante para creer que el hombre esté hecho para la eternidad[2].


[1] CIC, 54.
[2] Carta Encíclica Spe Salvi del Sumo Pontífice Benedicto XVI, 43.

8 comentarios:

  1. El problema, el enorme problema, es cuando lo Legal deja de ser Moral. Justo lo que ocurre ahora...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que ése es uno de los mayores problemas de la filosofía jurídica, pendiente aún de solucuón, el de la "ley injusta"

      Eliminar
    2. Por cierto Joaquín, hay algún problemilla con tu feed. En el reader sólo se ve código...

      Eliminar
    3. ¡Rayos! ¿Y cómo puedo solucionar eso? ¿Tiene que ver con blogger?

      Eliminar
  2. Has dado un salto cualitativo ¡y cuantitativo! importante al pasar desde "el ansia de justicia está grabado a fuego en el corazón humano" a "cuando Dios creó al ser humano..." Con un punto y seguido, encima.
    Me parece bien. Eres el bloguero y haces de tu capa un sayo. Correcto, insisto. Pero, sin ese salto, tal vez hubiese disfrutado de tu interpretación de las causas que producen que esas ansias de justicias grabadas a fuego se queden en nada. Cuando no en lo contrario -que es por desgracia lo habitual. (Si las tuvieres, je je)
    Átame esa mosca por el rabo, Brother!

    ResponderEliminar
  3. Pero Jacobo, no hay ningún salto. Quién imprime en el hombre ese anhelo de justicia, tan intenso que es imposible se apagar en este mundo es precisamente su Creador, ese es el tema del post, no otro...

    ResponderEliminar
  4. Dices que la moral es hija de los hábitos, y que la Justicia está inserta en el corazón humano. ¿Qué hace al hombre actuar con injusticia?

    ResponderEliminar
  5. Sein y solen, ser y deber ser, han de ir de la mano. Esa es la cuestión.

    ResponderEliminar

Agradecería cualquier comentario relativo al presente post, pero ruego que se haga siempre con respeto, de otro modo no podrá aparecer publicado. Muchas gracias.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...