lunes, 11 de noviembre de 2013

El matrimonio, la forma y el Derecho



Hace pocos días, el Foro Español de la Familia hacía pública una Nota de Prensa en la denunciaba la  privatización de las formas de origen y finalización del matrimonio anunciada hoy por el Gobierno. El motivo de esa denuncia era que, en el anteproyecto de ley de jurisdicción voluntaria, se establecía la posibilidad de que puedan celebrarse matrimonios y formalizarse divorcios ante notario, equiparándose así a efectos formales, el matrimonio a cualquier otro contrato.

Es decir, que casarse puede quedar equiparado a efectos formales, a constituir entre dos amigos una sociedad en comandita para la explotación, por ejemplo, de una churrería: se acude al notario, se eleva a escritura pública y después se inscribe ésta, junto con los estatutos, en el Registro mercantil.

Dicha medida se plantea cuando el matrimonio ha perdido ya en España, desde las leyes de 2005, todo lo que le hace reconocible (unión de hombre y mujer, con pretensión de estabilidad, obligación consecuente de fidelidad mutua, búsqueda de la prole y búsqueda del bien común). Muestra de ello es la lamentable manera con la que nuestro Tribunal Constitucional, en sentencia de 6 de noviembre de 2012, intenta definirlo: Comunidad de afecto que genera un vínculo, o sociedad de ayuda mutua entre dos personas que poseen idéntica posición en el seno de esta institución, y que voluntariamente deciden unirse en un proyecto de vida familiar común, prestando su consentimiento respecto de los derechos y deberes que conforman la institución y manifestándolo expresamente mediante las formalidades establecidas en el ordenamiento.

A esto se le pretende añadir ahora el despojo de sus formalidades. Lo cual revela un profundo desconocimiento de las realidades jurídicas, por un lado, y de la naturaleza humana, por otro.

En lo que hace al primer aspecto, bastará recordar aquí al Maestro de juristas Pablo Fuenteseca, quien tras recordar que el ius civile hereda la rigidez y solemnidad del ritualismo religioso, pues el rito y el formalismo tienen un valor de origen sacral, llega a afirmar que “la noción misma de ius quizá haya que verla como actuación humana ritual”. Por ello, la conexión entre el derecho y la forma jurídica es estrecha y crucial. Las relaciones jurídicas necesitan revestirse de determinados formalismos para ser reconocibles y por tanto, eficaces.

Pero es que, además, el hombre, ser social, necesita del rito, de la formalidad, de la acción externa reconocible para actuar en sociedad. Y especialmente en los momentos en que han de adquirirse obligaciones futuras, compromisos firmes o cuando llega el tiempo de construir una relación duradera con un semejante. El matrimonio es, por tanto, un instituto especialmente necesitado de adoptar un formalismo unívoco, reconocible por todos y en todo tiempo y lugar.

Las bodas han sido desde siempre un momento de fiesta por excelencia, el día en que la vida se renovaba, y en que sólo interesa hacer felices a los que van a consagrarse mutuamente sus vidas. Por eso han sido objeto y son en la actualidad, a pesar de todo, objeto de una larga preparación, en la que se invierte mucho tiempo, esfuerzo y dinero.

Mi sabio amigo José Javier Rodríguez (que escribe un magnífico Blog: www.tribunasalamanca.com/blogs/perspectiva-de-familia) me cuenta algunos ejemplos de lo que él llama banalización de las formas del matrimonio:

1.- Mi prima se casó por lo civil un martes, como la celebración eres el sábado siguiente, contrataron a unos actores para que simularan el "acto" del contrato de matrimonio en uno de los salones del hotel.
2.- Este verano estuve en Las Caldas y, los que conocéis el lugar, sabéis que tienen unos jardines para celebrar bodas... Los "novios" como "rito" escenificaron (con escalera, muro, flores y alpacas) un pasaje adaptado de Romeo y Julieta.

Yo mismo (y casi todos nosotros, con toda seguridad) somos testigos de que la celebración civil del matrimonio, la escueta “ceremonia” ante el juez, el alcalde o el concejal, no colma la necesidad de que celebrar una verdadera fiesta  que se convierta en el momento central de ese día tan especial con el que la pareja comienza una nueva vida, totalmente distinta a la anterior, porque surge en sociedad una nueva familia.


Acontecimiento tan trascendental debe tener una solemnidad que lo haga distinto a todo. Y esta necesidad me parece tan radicalmente humana, tan evidente y fácil de entender que ignorarla supone un olímpico desprecio a la naturaleza humana.

Imagen: albumdebodas.com

4 comentarios:

  1. ¡Cuánta razón, Don Joaquín! Ahora que tengo a punto de casarse a mi primer hijo, confirmo punto por punto todo lo dicho por Vds. dos.
    Una nueva vida, pues ya no son dos, sino una sóla carne. Y no porque lo diga la Iglesia, sino porque -si estamos hablando de verdadero matrimonio- los conyuges dejan de vivir para sí mismos y empiezan a construir algo nuevo y distinto, haya o no Sacramento. La ventaja es que los que hemso recurrido al Sacramento tenemos una garantía, una fuerza extra, a la que otros han renunciado, voluntariamente o por las presiones sociales de un laicismo irracional que no busca lo mejor para el hombre, sino para el proyecto ideológico.
    Estas modas pasarán, los que se creen ahora muy modernos caerán en el olvido, pero en la Humanidad seguirán cpnstruyéndose familias apoyadas en el matrimonio, que es la forma más completa del amor humano.

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias, Vicente, por tu certero comentario! De eso podemos estar seguros: la tiranía del falso progresismo, del "buenrrollismo" y del "todo vale" acabará más pronto o más tarde. Y ello por una sencilla razón: están basados en la mentira antropológica.

    ResponderEliminar
  3. Tengo la impresión que el perfil del votante del PP, no opina lo mismo sobre esta fórmula de matrimonio "descafeinado". A saber por qué.

    ResponderEliminar
  4. Buena pregunta. Yo tampoco lo acabo de entender...

    ResponderEliminar

Agradecería cualquier comentario relativo al presente post, pero ruego que se haga siempre con respeto, de otro modo no podrá aparecer publicado. Muchas gracias.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...