martes, 29 de marzo de 2011

ESTRATEGIAS PARA CONSTRUIR UNA FAMILIA FELIZ. (I)

En el presente post, y en los que seguirán, transcribiré las notas que sustentan la conferencia que impartí el pasado domingo 27 de marzo en Conchel, Huesca, con motivo de la IV Jornada de Oración por las familias. Son pues material de apoyo de una disertación, por lo que es posible que no resulten muy coherentes al ser leídas, no obstante lo cual me parecen de la suficiente utilidad para ser expustas aquí a los comentarios de público y crítica. Aquí va la primera entrega:



ESTRATEGIA PRIMERA

PRIMERO CONSIGAMOS UN MATRIMONIO FELIZ

Una persona sabia, y muy querida me dijo un día una frase de una profundidad insondable: “Los niños tienen derecho a que sus padres se quieran”


El matrimonio supone que el tránsito del enamoramiento, del manifestarse como “el ser más encantador” para el otro deba transformarse en “ser el verdadero bien” para el otro. (P.J. Viladrich).

CARÁCTER, TEMPERAMENTO. Casarse supone, entre otras muchas cosas, asumir, acertar el mal carácter del otro, todos tenemos mal carácter, todos. No, es que son cosas de mi carácter. “son cosas de tu falta de carácter”.

EL AMOR ES PACIENTE

El Santo Cura de Ars tenía un temperamento muy brusco, casi violento, no tenía precisamente la virtud de la paciencia, pero “se hacía violencia” a sí mismo para ganar esa virtud. Hay muchas anécdotas:

Cuenta la sacristana que un día, recién llegado a la Parroquia, fue a su casa un hombre y se puso a insultarle. El cura escuchaba sin decir palabra; después quiso acompañarle a la puerta y le despidió dándole un abrazo. Este sacrificio, este dominio de sí le costó tanto esfuerzo y le causó tan viva impresión que a duras penas pudo subir las escaleras de su cuarto y tubo que echarse en la cama, y le salieron ronchas. El esfuerzo y la tensión que le costaba el contenerse en estos casos era tanto que a veces quedaba preso de cierto temblor. Y decía “cuando se ha vencido una pasión hay que dejar que los miembros tiemblen”. No era más que una descarga nerviosa.

¡Cuantas veces nos alegraremos de haber sabido callar!. Después, sólo después, cuando ya no estamos enfadados, y viendo ya las cosas con cierta distancia, será el momento de hablar.

El amor se apoya en dos pilares: PACIENCIA Y BONDAD. Enfadarse NUNCA mejora las cosas, suele generar más problemas. Pero la paciencia para en seco cualquier controversia. Cuando decides ser paciente das una respuesta positiva a una situación negativa. La paciencia trae tranquilidad interior ante una tormenta exterior. Y es el amor quien te enseñará a ser paciente. La paciencia nos hace sabios. Así como la falta de paciencia transformará nuestro hogar en una zona de combate, la práctica de la paciencia fomentará la paz y la tranquilidad”.

PACIENCIA: INGREDIENTE ESENCIAL EN UNA RELACIÓN MATRIMONIAL. (El desafío del amor, de Stephen y Alex Kendricks)

La paciencia es pues la manera cómo el amor reacciona para reducir al mínimo una circunstancia negativa. Es pues, un medio de DEFENSA. Y ¿Cual es el medio de” ataque”, activo, positivo? La amabilidad, dulzura, buena disposición, iniciativa para el bien.

RECIENTES ESTUDIOS CONFIRMAN EN EFECTO SALUDABLE DE LA RELACIÓN MATRIMONIAL EXITOSA:

El mensaje para difundir es el siguiente”, terminan diciendo los autores. “Las relaciones exclusivas y solidarias confieren beneficios sustanciales en salud mental y física, que aumentan con el paso del tiempo.”

(David Gallacher y John Gallacher, lleva por título: “Are relationships good for your health?” (¿Son las relaciones humanas beneficiosas para su salud?). Fue publicado en la Revista Británica Médica (British Medical Journal), el 28 de enero de 2011).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradecería cualquier comentario relativo al presente post, pero ruego que se haga siempre con respeto, de otro modo no podrá aparecer publicado. Muchas gracias.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...