sábado, 30 de marzo de 2013

ORACIÓN

Que fue leída por Dña. María José Andreu en la noche de ayer, Viernes Santo, en el interior de la Catedral de Barbastro, previamente a Procesión General del Santo Entierro, que no pudo celebrarse debido a la fuerte lluvia que caía sobre la ciudad:




Ante la contemplación del cuerpo exhausto de nuestro Salvador y redentor, que ha dado su vida en rescate por muchos[1], no podemos menos que aclamarle, con el salmista, diciendo admirados y compungidos:

Alabad al señor por su obras magníficas, alabadlo por su inmensa grandeza[2].

Porque contemplarte así, Varón de Dolores, Señor Nuestro, nos ha de hacer recapacitar sobre nuestra actitud en este mundo, sobre las decisiones que tomamos cada día, y sobre la pobreza de nuestro actuar con nuestros hermanos los hombres. Somos egoístas, insolidarios, consumistas. Buscamos la felicidad en nosotros mismos y en la exclusiva atención a nuestras necesidades materiales, sin saber reconocer que tú, Padre nuestro, nos amas hasta el extremo desde antes de que hubiéramos sido concebidos.

Porque vivimos en un mundo en el que, como ya no hay fe ni confianza en Dios, tendemos cada vez más a situarnos en una actitud de víctima. Pasamos el tiempo quejándonos, exigiendo y reivindicando. Cualquier sufrimiento se vive como una anomalía, es decir, como una injusticia. Se rechaza cualquier sufrimiento, se sueña con una vida de gratificaciones permanentes, sin dolores y sin luchas. Cada vez que alguien se enfrenta a una prueba, busca a quien acusar, a quien endosar la responsabilidad del problema[3].

Ante la contemplación de tu inmenso Amor, que te lleva a entregar tu vida a la muerte, y una muerte de Cruz, ante la contemplación de nuestra miseria, te pedimos tu gracia para saber reconocerte en cada instante y circunstancia de nuestra vida, para que podamos volver a poner toda nuestra confianza en ti, y entregarnos mansamente a tus designios, mediante la oración constante.

Que María, tu Madre admirable, la Virgen dolorosa, que junto a la cruz participaba en nuestra redención, nos alcance la gracia de la perseverancia final, para que podamos alabarte por los siglos de los siglos.

AMEN



[1] Mc, 10, 45
[2] Salmo 150
[3] Jacques Philippe. Llamados a la Vida.

Imagen: http://www.semanasantabarbastro.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradecería cualquier comentario relativo al presente post, pero ruego que se haga siempre con respeto, de otro modo no podrá aparecer publicado. Muchas gracias.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...