martes, 19 de marzo de 2013

Reflexiones antes de dormir




Comenzaré diciendo que a esta hora de la noche –son las once y cuarto- uno no tiene ya la mente lo suficientemente lúcida o mínimamente despejada como para poder escribir algo medianamente aceptable, por eso me atrevo a apelar desde ya a la indulgencia del amable lector. Por otro lado, disto mucho de ser un experto en materia educativa, de la que de alguna manera voy a tratar en el presente post; soy más bien un ignorante, por lo que de nuevo suplico clemencia.

Soy padre de cuatro hijas en edad escolar, la mayor universitaria y las restantes en distintas etapas de nuestro sistema educativo. Conozco, eso sí, lo que estudian, lo que les enseñan y lo que de una manera u otra van aprendiendo. Y es más bien poco, o cuanto menos, saben a su edad mucho menos de lo que nosotros sabíamos a sus años.

Hace unas semanas, al ir a recoger a mi tercera hija -14 años, tercero de ESO- al colegio, observé una escena que me hizo pensar. Mientras sus compañeros salían alborotadamente de clase, uno de ellos, estaba plantado en la misma puerta de clase, con las manos en los bolsillos y la mochila a la espalda, dando estentóreos gritos para captar la atención de la profesora que acaba de impartir la última clase del día: “Mercheeeeeee, Mercheeeeeee…. Ella, ignorando por completo al vociferente chaval, conversaba ante su mesa con otros alumnos.  Este jovencito iba, naturalmente, ataviado con el uniforme adolescente (vaqueros caídos, zapatillas deportivas, sudadera, capucha puesta y prenda de abrigo corta por encima…).

Pensé que hubiera sido una escena inimaginable cuando yo iba a primero de BUP, con catorce años, allá en los lejanos setenta del pasado siglo. Y seguí pensando que el grave problema educativo que padecemos en España no se arreglará hasta que recuperemos dos sencillas cosas: Primero, que los alumnos se dirijan siempre de usted a sus profesores y estos jamás tuteen a sus alumnos. Segundo, que los alumnos se pongan en pie cuando el profesor entre a clase y no se sienten hasta que no lo haga aquél.

Estos gestos de educación, respeto y reconocimiento de la autoridad y de la necesaria desigualdad situacional de alumno y profesor (necesaria en cuanto a la función de cada uno en el sistema educativo, completamente diferente, uno enseña y el otro aprende) me parecen enteramente imprescindibles hoy, y siempre. Si se quiere son anecdóticos, pero pienso que esas anécdotas son bien expresivas de la diferencia entre lo que es (desprestigio y desmoralización de la profesión educativa, con las consecuentes deficiencias formativas en nuestros educandos) y lo que debiera ser una institución en la que se forma a nuestros jóvenes.

Pero la desautorización que representa el irrespetuoso trato igualitario que se dispensa al profesorado en la España de hoy, es la expresión de un sistema social en el que el principio de autoridad de disuelve como un azucarillo en un vasito de aguardiente, en todos los órdenes de la vida, un sistema en el que los actos lesivos al patrimonio común, a la propiedad privada, al orden público, al respeto a las instituciones comunes y a los símbolos que nos representan a todos, están a la orden del día, y en la casi totalidad de los casos quedan completamente impunes, un sistema en el que a nuestros mayores se les desprecia, ridiculiza y arrincona. Una sociedad y un sistema en el que el victimismo se alza como la actitud propia de ciudadano, en el que todos creen tener derechos pero jamás deberes, y en el que siempre se trata de hacer responsable a otro de los problemas o padecimientos propios.

En este sentido, dice Jacques Philippe (en Llamados a la vida, libro de lectura absolutamente imprescindible)  que le asombra “el hecho de que, en la evolución de su cultura,  el hombre occidental tiende cada vez más a situarse en una actitud de víctima. Pasa el tiempo quejándose, exigiendo y reivindicando. (…), cualquier sufrimiento se vive como una anomalía, es decir, como una injusticia. Se rechaza cualquier sufrimiento, se sueña con una vida de gratificaciones permanentes, sin dolores y sin luchas. Cada vez que alguien se enfrenta a una prueba, busca a quien acusar, a quien endosar la responsabilidad del problema (…)”.

Estamos haciendo de nuestros jóvenes unos seres incapaces para enfrentarse a las dificultades de la vida, unos jóvenes que vivirán en un estado de infantilismo perpetuo. Sonrío cada vez que oigo en los medios de comunicación decir que estamos ante “la generación mejor preparada de nuestra historia”, pues pocas veces tendremos ocasión de oír sandez mayor.


Imagen: http://es.paperblog.com/maestros

3 comentarios:

  1. Amigo Joaquín te comprendo perfectamente y ante tales hechos solo nos queda flexibilidad, paciencia y enseñanza, características y virtudes en las que me encuantro particularmente fustrado y en las que no consigo avanzar.
    El correo que te adjunto a este comentario mío, me alivió en su momento y disminuyó la conjoja que a veces se siente como educador y padre.

    Asunto: RV: Conflictos generacionales

    El médico ingles Ronald Gibson, comenzó una conferencia sobre conflictos generacionales, citando cuatro frases:

    1). 'Nuestra juventud gusta del lujo y es mal educada, no hace caso a las autoridades y no tiene el menor respeto por los de mayor edad.
    Nuestros hijos hoy son unos verdaderos tiranos. Ellos no se ponen de pie cuando una persona anciana entra. Responden a sus padres y son simplemente malos'.

    2). 'Ya no tengo ninguna esperanza en el futuro de nuestro país si la juventud de hoy toma mañana el poder, porque esa juventud es insoportable, desenfrenada, simplemente horrible.'

    3). 'Nuestro mundo llegó a su punto crítico. Los hijos ya no escuchan a sus padres. El fin del mundo no puede estar muy lejos'

    4). 'Esta juventud esta malograda hasta el fondo del corazón. Los jóvenes son malhechores y ociosos. Ellos jamás serán como la juventud de antes. La juventud de hoy no será capaz de mantener nuestra cultura'
    *
    *
    > Después de estas cuatro citas, quedó muy satisfecho con la aprobación, que los asistentes a la conferencia, daban a cada una de las frases dichas.
    >
    > Entonces reveló el origen de las frases mencionadas:
    > La primera es de Sócrates (470-399 a.C.)
    > La segunda es de Hesíodo (720 a.C.)
    > La tercera es de un sacerdote año 2.000 A.C.
    > La cuarta estaba escrita en un vaso de arcilla descubierto en las ruinas de Babilonia (Actual Bagdad) y con más de 4.000 años de existencia.
    > Por eso Padres y Madres de familia:
    > RELÁJENSE PUES SIEMPRE FUE ASÍ...GRACIAS A DIOS .

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Querido Juan Anónimo: La diferencia entre lo que sucedía en tiempos pretéritos en cuanto a la alarma de los mayores por el comportamiento de sus jóvenes y lo que sucede ahora, que es lo que expongo en mi post, es que antaño había dos bandos, uno que ejercía la autoridad (los mayores) y otro que se resistía a aceptarla, con más o menos éxito. Pero hoy los padres, en general, y con todas las matizaciones que quieras, están en el mismo bando que sus hijos, los sobre protegen, disculpan, justifican sus desmanes, los financian y hasta se divierten y sienten orgullosos de sus rebeldías. El gran drama, en buena parte responsable de la calamitosa situación de desmoralización generalizada que padece el profesorado, es la actitud de los padres, cómplices habituales de la mala educación de sus hijos, cundo n directamente responsables de ella.

    He dicho.

    ResponderEliminar

Agradecería cualquier comentario relativo al presente post, pero ruego que se haga siempre con respeto, de otro modo no podrá aparecer publicado. Muchas gracias.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...